La recompensa de soltar el control

La Recompensa de Soltar el Control

Blog Inspirado por las enseñanzas de Marianne Williamson, Autora del Libro “Volver al Amor” y estudiante dedicada de “Un Curso de Milagros”.

  1. El pasado, el Presente y el Perdón.

    Sabemos que la vida ocurre en este momento, los pensamientos del pasado y del futuro son meras ilusiones de la mente pues no podemos regresar a “lo que fue” y no podemos adelantarnos a “lo que será”, creamos el futuro en el presente y la única forma de vivir en el presente es liberando el pasado.

    ¿Cómo liberamos el pasado? Un Curso de Milagros nos enseña a hacerlo a través del perdón. Ya sea que estemos atados al pasado por apego, desilusión, dolor o deseo el perdón es la forma de transmutar estos estados en aceptación, liberación, compasión y finalmente en amor.

    La falta de perdón solo nos encadena a memorias de dolor del pasado que si no rompemos seguirán creando en nuestro presente.

    Podemos perdonar a las personas que nos hicieron daño, podemos perdonar las veces que de alguna forma nosotros herimos o lastimamos a los demás, estos vínculos de dolor son grandes maestros en nuestra vida que pueden convertirse, si se lo permitimos, en una oportunidad de gran crecimiento espiritual.

    Perdona las circunstancias que no tuvieron el resultado que esperabas, perdona las desilusiones y lo que tú consideras que fueron tus errores. Atraemos estas experiencias para sanarlas y la vida hace un excelente trabajo en apoyarnos hacia nuestro florecimiento y expansión.

    Este es el nuestro único deber respecto al pasado; perdonarlo y soltarlo. El perdón también libera los grandes  aprendizajes de nuestro pasado que no podrán estar disponibles para nosotros si guardamos resistencia a soltarlo. La oscuridad del pasado (que simplemente significa aquellas emociones y memorias de dolor, de miedo y de limitación) necesitan ser transmutadas en Luz. De esta forma podemos habitar de forma plena el momento presente que es lo que el Curso llama, “El Espacio Divino”.

    El Curso dice que el único momento en que Dios, la Divina Presencia, el Universo o como quiera que lo llames, puede interceder es en el momento presente. Psicólogos y sanadores cada vez más concuerdan con la idea que no es necesario indagar en el pasado para que ocurra una verdadera y profunda sanación en el presente de una persona.

    “La oscuridad se ilumina con Luz, no con oscuridad” el pasado representa esa oscuridad y no porque sea negativo, simplemente porque ya no está aquí, ya no existe. El presente es Luz, este momento es tu campo creativo, la Tierra fértil en la que continuamente estas creando y manifestando. Lo más importante es que tus creaciones puedan ser creativas y no reactivas, que podamos elegir desde la consciencia lo que queremos construir hoy y cada día.
  1. El futuro, la Confianza y el Control

    Nuestra esencia espiritual guarda una inteligencia que es la misma que se esconde detrás del funcionamiento del Universo, de la Naturaleza y de Nuestro Cuerpo Físico. Esa inteligencia divina que a través de un perfecto orden permite el desarrollo y la expansión de la vida.

    Esa misma inteligencia puede dirigir nuestra vida, puede dirigir nuestro camino y nuestro futuro, podemos ser recipientes para que esta inteligencia fluya a través de nosotros y también podemos convertirnos en grandes bloqueos para ella. El ego, que es la parte de nosotros que controla y manipula, principalmente porque tiene miedo, nos hace creer que sabemos más que el Universo y por lo tanto carga nuestra vida con un peso muy grande que empieza con un pensamiento; “tengo que controlarlo todo”.

    Este pensamiento nos ubica en espacios de urgencia, de desespero, de sobre esfuerzo, que son completamente antinaturales pues solo debemos ver la realidad y descubrir que con o sin nosotros el Universo funciona.

    Es fundamental la confianza en que así como el Universo conspira hacia la expansión y el crecimiento de una semilla sobre la Tierra, de esa misma forma la Vida está apoyando nuestro crecimiento. La vida quiere vernos felices, abundantes y plenos.

    Ya nos está mostrando el camino, las señales los mensajes, solamente que a veces nos encuentra demasiado ocupados queriendo controlarlo todo.

    Hay una cualidad espiritual que se llama “Voluntad” y su función no debe mal entenderse como una herramienta de control, la voluntad se utiliza para construir en el presente y sin apegarnos a los resultados. Vuelvo a repetir que El Único poder que tenemos sobre el futuro es la liberación de nuestro Presente. Solo desde este lugar estaremos creando en coherencia con nuestra esencia y con nuestro propósito.

    Existe nuestra voluntad individual y también existe la voluntad divina, podemos unir nuestra voluntad individual con la Voluntad del Universo y observar como ocurren los milagros.

    Esa es la gran recompensa. Ser Co-Creadores con la Vida. Poner nuestra voluntad al servicio de la Voluntad Divina y saber que hay una parte de nosotros que definitivamente “no sabe”, poder estar en paz con esto porque sabemos que la vida nos está sosteniendo a cada momento.

En paz caminamos confiando y en amor somos creadores de milagros.

Namasté

Linda Sol

5 comentarios en “La recompensa de soltar el control”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.